Hemos hablado en un par de ocasiones sobre la importancia del color en función de aquellas emociones o sensaciones que desees reflejar a través de la decoración de una estancia y lo esencial que es para conseguirlo el buen empleo del mismo.

Gracias a una buena capa de pintura y el color acertado podemos influir de un modo o muy positivo o catastrófico para transformar nuestra pared. La pintura tiene esa capacidad, la de transformar por completo cualquier ambiente ya sea esto para bien o para mal. es sin duda uno de los recurso mas fáciles, económicos y con mayor posibilidades a la hora de decorar.

Una idea deco que  a nosotros nos encanta es crear combinaciones de colores y formas diferentes en una única pared. Un toque muy peculiar que carga de personalidad y protagonismo toda la habitación mediante el color y la luz. Sin duda una idea osada y con mucho poderío pero, al fin y al cabo, es pintura si no gusta o te cansas de ello siempre podrás volver a innovar y dar rienda suelta a tu imaginación, no os parece?


ACUARELA

En el mercado podemos observar múltiples y muy diferentes tipos de pinturas como acrílicas, sintéticas, satinadas, mates, con brillo, etc…
A pesar de dar la sensación de que tanta gama de productos puede ayudarnos a una mejor elección en muchas ocasiones lo que ocurre es que nos aturrullamos y no sabemos cual es la mejor opción. Nos surgen las dudas de cómo quedaría el resultado final y si es lo que buscas o necesitas.

Un consejo!!
Se siempre precavido y antes de comprar piensa bien que tipo de acabado deseas obtener, la carga cubriente de la pintura y su tonalidad o color en función de la pared y del tipo de habitación que vamos a pintar. Cuanto mayor poder cubriente posea más fácil te será aplicar la pintura y ocultar lo que haya debajo, ya que no necesitaras demasiadas manos.

Vamos a intentar paso a paso despejaros aquellas dudas sobre las técnicas y tipos de pintura que podéis encontraros hoy en día

Tipos de pintura de pared y su aplicación

1. Pinturas al agua

– Temple:

Pintura de aspecto mate que se emplea para interiores y se caracteriza por ser soluble al agua, tener muy poca adherencia y no lavable, debido a su porosidad y a los aglutinantes que lo componen (colas celulósicas o amiláceas).
Su uso se recomienda para interiores de yeso o cemento que no tengan mucho tránsito y no haya condensaciones de humedad ya que originarían manchas de moho. Se puede aplicar de manera que obtengamos una superficie lisa o con relieve.

– Cementosa:

Las pinturas cementosas son una buena alternativa para exteriores, ya que su composición (cemento blanco y pigmento) las hace muy resistentes al agua. Sin embargo, conviene realizar un mantenimiento anual si vivimos en climas de mucha lluvia.
Este tipo de pintura se comercializa en polvo que hay que mezclar con agua en la proporción indicada por el fabricante y se debe aplicar en superficies rugosas y porosas para permitir una buena adherencia de las capas. Con esta pintura obtenemos un acabado mate, absorbente y resistente.

Tipos de pintura para la pared: dibujos y formas.

– A la cal:

Pintura muy empleada para exteriores, especialmente en climas calurosos y secos, pero también puede emplearse para interiores. Por lo general es de color blanco debido a su composición (hidróxido de calcio) pero se puede teñir.
Los resultados que se obtienen son acabados mates y absorbentes, aunque requiere de un mantenimiento.
Tiene propiedades microbicidas y es fácil de utilizar (sobre mortero, cal, piedra, ladrillo…)y siempre teniendo mayor precaución durante su aplicación evitando el contacto con la piel.

Tipos de pintura para la pared: las formas.

– Al silicato:

Es de las más resistente a la intemperie, debido a su composición (silicato de potasio más un pigmento) y permite ser empleado en superficies de hormigón y cemento. Al igual que en la pintura a la cal, debemos preparar la pintura necesaria mezclando los componentes en el momento de utilizarla, ya que después resulta inservible.

– Pintura plástica:

Es una de las pinturas más utilizadas para interiores debido a su composición. Una vez seco muestra cierta impermeabilidad y es lavable, aunque no se recomienda emplearlos en cocinas y baños, por ser lugares en los que se concentra una mayor humedad.su acabado puede variar entre mate, satinado o brillo.
Son similares a las pinturas vinílicas, pero a diferencia de éstas, no absorben la humedad.

2. Pinturas al aceite

Se han utilizado durante muchísimo tiempo (y aún se siguen empleando) pero las fórmulas al agua las han ido desbancando poco a poco por varios inconvenientes que presentan como es el hecho de tener que emplear disolventes para la limpieza de los utensilios, su lento secado, la tendencia al amarilleamiento, la pérdida de brillo, etc.

Tipos de pinturas para pared: las texturas.

– Esmalte graso:

Se compone de una mezcla de aceites secantes y resinas duras, que se disuelven en white spirit.

– Esmalte sintético:

Se compone y disuelve al igual que el esmalte graso, pero en este caso se obtiene por combinación química de las sustancias en vez de por la mezcla de ellas, razón por la que adquieren mejores características en cuanto a tiempo de secado, dureza, brillo, resistencia y flexibilidad. Se utilizan mucho para proteger la madera y metal tanto en interior como exterior

3. Pinturas de resinas

>Tipos de pintura para pared: los colores.

– Cloro-caucho:

Como indica su nombre se obtienen de un derivado clorado del caucho y precisa utilizar disolventes aromáticos (tolueno). Es un tipo de pintura que seca rápido, muy resistente a los agentes atmosféricos aunque no resiste temperaturas muy altas y agentes químicos (salvo aceites y grasas).

– Epoxi: 

Se trata de un producto bicomponente compuesto de resina y catalizador que tiene que mezclarse en el momento que se vaya a utilizar. Se obtienen acabados muy duros y resistentes por eso se suelen emplear en infraestructuras industriales.

– Poliuretano:

Existen dos tipos; la de un solo componente, que cataliza con la humedad, y la de dos componentes.
Son pinturas elásticas, resistentes, endurecen rápido y proporcionan mucho brillo sin embargo son susceptibles a los alcoholes.

– Ignífuga e intumescente:

La pintura ignífuga es aquella que no arde al someterla a una llama intensa. Puede llevar tratamiento intumescente para aumentar la protección, es decir, al ser expuesta al calor la pintura se hincha de forma que bloquea la propagación del fuego y protege la estructura material del soporte.

4. Laca o pintura nitrocelulósica

Es una pintura que seca al evaporar los disolventes, dejando una superficie dura y resistente al roce e intemperie, y aunque pierden brillo con el tiempo, éste se recupera puliendo la superficie hasta obtener el grado de brillo deseado.
hasta aquí llegamos al final de los tipos de pintura para paredes que podéis encontrar en cualquier tienda especializada de pinturas.

Existen infinidad de posibilidades con cada una de ellas y estamos seguros de que sabréis encontrar la mejor opción para vuestros proyectos!

Desde Vuelta de Tuerca os recordamos que podéis acudir a nuestra web y redes sociales (facebook, google+, instagram o twitter) para consultarnos cualquier duda o hacer uso de nuestros servicios de asesoramiento online.

Durante estas fiestas obtendréis, a modo de lanzamiento por la campaña de Navidad, un 15% de descuento en cualquiera de nuestros servicios si lo encargáis durante el mes de Noviembre y Diciembre.

¡Aprovecha ahora y no dejes escapar una oportunidad única!