Ya hemos hablado por aquí sobre las distintas tipologías que podemos encontrar en el mercado de tapices o papeles pintados, cómo pueden transformar un espacio mediante sus múltiples diseños y como ayudan a cambiar y organizar visualmente los ambientes. El cambio es importante pero también preparar la pared para colocar diferentes tipos de papel pintado.

Es un recursos visual que funciona muy bien para conseguir dar una vuelta a la decoración de cualquier estancia o crear nuevos ambientes.

Son uno de los mejores medios en decoración para reavivar o cambiar de manera radical la decoración de todo tipo de habitaciones, la cual podemos realizar nosotros mismos. A pesar de ello, avisamos que requiere de cierta pericia y sobre todo tener en cuenta una serie de puntos para que el empapelado quede perfectamente colocado en la pared. Incluso, antes de ponernos manos a la obra hay que seguir unas recomendaciones imprescindibles y acondicionar la zona sobre la que vamos a trabajar para que esta esté en perfectas condiciones. Especialmente en lo que se refiere a adherencia y aplicación del propio papel a la pared.

rellenar imperfecciones y alisar la pared

 

Sabemos de existen diversas opciones en cuanto a papeles pintados se refiere, cientos y cientos de versiones con diferentes estampados, diseños para todos los gustos, texturas y colores que aúnan a crear un entorno agradable y acogedor tapando y disimulando las posibles imperfecciones que podemos encontrar en la pared o muros distribuidores, que nos traen de cabeza en la mayoría de ocasiones. Sin embargo, hay una serie de desperfectos que sólo podremos subsanar mediante el papel de pared adecuado, siempre y cuando tengamos en consideración las recomendaciones indicadas por el fabricante y preparemos la pared a empapelar correctamente.

Preparando la pared para colocar papel pintado

Debido al estado en el que se pueda encontrar la vivienda, las paredes pueden estar en mejores o peores condiciones. A veces no es suficiente con pegar los rollos directamente sobre la pared, sino que recomendamos preparar la base de la misma para evitar posibles problemas relacionados con la adhesión o resultado final.

Preparar la pared para colocar papel pintado con papel anterior

Si el espacio ya está decorado con papel y con el paso de los años este se ha quedado deteriorado, o anticuado.

Un método muy efectivo y rápido es mediante vapor de agua, pudiendo realizarse con una vaporeta o similar pero no todos tenemos la suerte de tener este tipo de artilujos en casas. Así que vamos con otro sistema que seguro podrás realizar.

Materiales que necesitamos para quitar el papel pintado de la pared:

  • Agua: Necesitaremos agua, preferiblemente templada, puesto que el líquido con el que vamos a quitar el papel necesita ser disuelto en agua para poder utilizarlo.
  • Líquido decapante o temple al agua para mezclar con el agua y quitar el papel: podemos adquirirlo en nuestra ferretería o tiendas de pinturas habitual. También podrías empapar el propio papel con una mezcla de agua y vinagre para facilitar la perdida de adherencia de la cola anterior.
  • Brocha: Utilizaremos una brocha ancha, a fin de poder impregnar toda la pared de la manera más práctica posible.
  • Espátulas: Para poder retirar el papel una vez se ha mojado y hemos dejado reposar, retiraremos todo los desechos mediante la espátula, teniendo cuidado de no dañar o levantar el yeso de la pared.
  • Masilla para tapar grietas y agujeros: Utilizamos la masilla para tapar las imperfecciones. Tiene que ser para pared y se puede comprar en cualquier cadena de supermercados o tiendas de bricolage.
  • Lija: una lija algo robusta y nueva que nos permita retirar todos los sobrantes que quedan en la pared.

eliminar papel pintado

1.En este primer caso, tendremos que retirar con una espátula y agua el papel antiguo, es importante humedecer el papel viejo con un trapo o esponja bien humedecida. No se recomienda mojar directamente la pared con agua, ya que su secado será mucho más lento y puede quedar humedad.

2.Una vez retirado todo el papel, procederemos a limpiar la pared en base al resto. Cuando esté completamente seca, rellenaremos con masilla para pared los agujeros, desperfectos o imperfecciones que veamos en ella. Para ello necesitaremos una espátula y ser detallistas para que quede lo mejor posible.

3.Es recomendable, después de este paso, pasar una lija fina que iguale toda la superficie a fin de dejarla lisa para qué, tanto el pegamento como el papel puedan adherirse a la pared de manera exitosa. Sobre todo en aquellas zonas en las que hemos tenido que corregir los desperfectos. A fin de evitar relieves o bolsas de aire al colocar el papel.

4.Una vez hayamos terminado con este punto, procederemos a organizar el pegamento, los rollos de papel y también el dibujo y el orden en el que los vamos a colocar para que el trabajo de fijación sea perfecto.

Preparar una pared lisa sin papel para poner papel pintado

Cuando tenemos que trabajar sobre una pared lisa, pintada y de cierta antigüedad, el proceso es similar al anterior pero con algunas modificaciones que pasamos a describir a continuación. Siempre es importante ver el estado en el que se encuentra la pared y decidir lo mejor y cómo debemos conservarla.

 

  • Agua: Necesitaremos mojar el trapo o paño para poder retirar la suciedad que el tiempo o las obras han dejado encima de nuestras paredes.
  • Trapo: Nos ayudará a retirar de forma más eficiente tanto el polvo como la grasa.
  • Masilla para tapar imperfecciones: Una vez tengamos la pared limpia, procederemos a arreglar
  • Lija: con una lija fina que hayamos adquirido para esta labor, lijamos toda la superficie. Tanto la lavada como la que hemos arreglado.

El proceso a realizar es el siguiente:

 

1.En primer lugar pasar un trapo húmedo sobre la pared para eliminar el polvo, suciedad superficial que pueda haberse adherido sobre la misma con el paso de los años. Limpiar su superficie sin humedecer directamente con agua.

2.Dejar secar un par de días para evitar que la humedad se quede dentro de la pared.

3.Una vez seca, se procede a rellenar los agujeros y las imperfecciones con masilla de pared. De esta forma, dejaremos toda la pared en perfectas condiciones e igualada. Si tenemos algún otro tipo de problema, como humedades u otro tipo de inconveniente que haya surgido debido a su antigüedad, lo más recomendable es ponernos en mano de un especialista que nos arregle el problema de raíz.

4.Por último procederemos a lijar toda la superficie con el objetivo de dejar la pared suave y limpia de impurezas o imperfecciones que hayamos dejado tras aplicar la masilla por los desperfectos.

Esperamos haberos ayudado con vuestras dudas. Si te ha gustado y sido útil comparte!

La foto destacada la hemos visto aquí.