En el post anterior comenzamos hablando de los referentes de piezas muebles que dejaron huella a lo largo de nuestra historia. Aquí iremos contando cómo y de qué manera han conseguido implantarse o influir en la decoración de nuestros hogares.

Por fin es Viernes y, tal y como anteriormente os hemos anunciado, con él volvemos a traer un poquito de historia a vuestras pantallas.

Como bien sabemos todo vuelve y aún más si sus diseños son tan excepcionales y perfectos como muchos de los que han sido creados a lo largo de los siglos. En ocasiones debemos plantearnos el por qué debemos cambiar o modificar aquello que inicialmente funciona y/o está bien, es una pregunta lógica, verdad? Si funciona, funciona!!!

En esta ocasión vamos a introducirnos en los muebles fabricados durante el mundo grecorromano. Qué gran civilización y cuanto se puede aprender de su cultura y arte!

En la civilización Griega y en la romana son varias las piezas semejantes que varían en detalles  mínimos  pero que han ido evolucionando es su técnica y diseño, permaneciendo hasta llegar a nuestra época.

La influencia del mueble egipcio tanto por materiales, métodos de elaboración (ensamblajes y contrachapados), así como en su modo de decorar o diseñar estos muebles,  posee una huella muy profunda en el mobiliario griego y romano.

Destacaremos dos elementos esenciales en nuestro día a día, la mesa y los diversos asientos.

Los más tradicionales y que aún podemos encontrar en derivados y singulares modelos son lo que se denominaban banco o scamun. Estos bancos solían emplearse para zonas públicas o patios y eran realizados tanto en piedras como en bronce. Podían estar elaborado en mármol blanco, probablemente de Carrara, con sus asientos cantoneados y colocados  sobre  enormes patas a ambos lados. Estas patas se decoraban por dos esquinas delanteras,mediante garras o pies de león torneadas y colocadas sobre una peana.

En Roma, las mesas más demandadas eran una especie de mesitas redondas con tres patas denominada trípodes,  las cuales solían realizarse en bronce, piedra o madera y su finalidad consistía en poder colocar sobre su superficie alimentos o bebidas.

Sus soportes estaban diseñados para ser acomodados a modo de triangulo bajo el tablero superior, siempre éste en forma de circulo, y  patas con diseños sinuosos y motivos vegetales de hojas laureadas adornándolas. Casi siempre realizadas en bronce, estaban pensadas para su fácil movilidad y manejo. Del mismo modo que eran confeccionadas las mesas del mundo griego ya que las romanas son copias o rediseños de esta civilización.

La costumbre griega era comer acostados en los denominados klines o Poltronas compuestas por una estructura de madera, elaborada mediante travesaños en un formato rectangular y sujetas por tiras de cuero entrecruzadas. Sus patas iban torneadas, dos de las cuales se elevaban sobre los travesaños creando una especie de respaldo o cabecero.

Este mueble derivó en lo que se conoce comúnmente y que tuvo mucho éxito a lo largo del siglo XVIII, como triclinio o tripode con forma de U  y pensado para recostarse sobre él varias personas. Decorado durante la civilización romana con suntuoso cojines y ricos ropajes, junto al cual se ubicaban pequeñas mesas consola o taburetes para apoyar la comida y bebidas.

La silla Klismos en la historia del mueble

Debemos destacar la silla klismos rediseñada en el neoclasicismo s. XVIII por su estética limpia y elegante, además de  por su comodidad.

La silla Klismo poseía un respaldo cóncavo, bastante curvado para amoldarse a la espalda y recogerla. Sus patas son igualmente curvadas prolongándose hasta unirse con los largueros o patas traseras, alargando la superficie de apoyo de sus patas para proporcionar mayor estabilidad.

Estaba ricamente decorado con aplicaciones doradas mediante molduras de motivos vegetales. Esta silla fue y ha sido un diseño incomparable y que hemos heredado casi exacto a su modelo original. incluso podemos decir que se trata de una pieza aún empleada en muchos de los diseños interioristas dentro del mundo de la decoración.

El éxito está, sin duda alguna, en la mezcla. Combinar piezas y objetos dispares pero que coordinen y se integren casi como si hubiesen sido diseñados y creados para juntarse. Combinar elementos clásicos ya sean estos auténticas piezas clásicas o diseños inspirados es sus originales. Son muchos los muebles que aún sin ser conscientes de ello podemos encontrar en decoración, que son procedentes de los diseños que aquí os hemos mostrado.

Sólo tenéis que ser observadores y apreciar cada detalles…

Decoración siglo XX