Pocos materiales son tan gratificantes y con tantas posibilidades como la madera. Es un elemento esencial en la elaboración de bienes muebles y siempre es una baza segura para conseguir una pieza con carácter y personalidad propia.
La madera ha sido uno de los primeros materiales que empleó el ser humano para la fabricación de herramientas, enseres y estructuras de protección y cobijo. Hoy día sigue siendo un material muy extendido en labores de construcción, carpintería y decoración, pero no todas las maderas son iguales, y por tanto, no todas sirven para el mismo tipo de trabajos.
Dentro de las maderas naturales existen dos variantes a tener en cuenta para la elección de vuestros proyectos. Estas son las maderas blandas y las duras, teniendo esto en mente veamos aquellas características que las hacen diferir.

trabajando-madera

MADERAS NATURALES:

Son aquellas maderas extraídas del tronco del árbol directamente y se pueden obtener en forma de tablas, tableros y listones. Tienen un coste mayor que las maderas artificiales, pero poseen ciertas características y acabados que no son posibles de encontrar de otra manera.

Lo esencial a la hora de escoger un tipo de madera u otro no sólo es su apariencia, color o nudos y vetas, sino su dureza en el momento de proceder sobre ella. Teniendo en cuenta su dureza y por tanto su facilidad de trabajo, podemos clasificarlas en maderas duras y maderas blandas.

1.MADERAS DURAS:

Maderas duras

Son las procedentes de árboles de hoja caduca y crecimiento lento, razón por la que son las más caras. Tienen muy poco contenido en resina, son muy resistentes y presentan una gran variedad de colores, haciendo de ellas un material perfecto para elaborar muebles y suelos de gran calidad y buenísimos acabados. Entre las más utilizadas están:

Caoba: Su origen procede del Amazonas, se importó a Europa en el siglo XVI pero no fue popular hasta que los mayores ebanistas ingleses del siglo XVIII ( Chippendale, Hepplewhite y Sheraton) comenzaron a hacer uso de ella. Posee un color pardo rojizo que varía entre muy oscuro y medio, es una madera muy apreciada fácil de serrar, pulir y barnizar, ya que es compacta, tiene un grano fino y presenta vetas largas que la hacen idónea para realizar muebles de calidad. Es una madera muy empleada en zonas con altos índices de humedad.

Roble: Crece en Europa, Asia, África septentrional y América del Norte, pero el de mayor calidad es el yugoslavo, el alemán y el norteamericano. Es una madera resistente, duradera y compacta pero no posee grano fino, lo que dificulta su trabajo. Sin embargo, presenta muy buena flexión, por eso se utiliza mucho para suelos, parquet, puertas y ventanas, aunque también para fabricar muebles de calidad.

Nogal: Aparece en zonas templadas y cálidas del norte pero es originario de Oriente Próximo. Se trata de una madera muy apreciada de color pardo, muy dura y poco porosa aunque menos densa que la caoba. Es moderadamente resistente a los hongos y se utiliza mucho para realizar mobiliario y trabajos de ebanistería de lujo.

Olmo: Se encuentra en Europa meridional y central. Su aspecto es muy característico por los anillos de crecimiento, textura y grano irregular. Es una madera muy apropiada para la marquetería y ebanistería ya que es fácil de trabajar y resiste bien la humedad, por eso es muy valorada para la fabricación de barcos, grabados y esculturas.

Castaño: Originario de Europa meridional y Asia menor, es una madera muy utilizada en España, y aunque es similar al roble, su madera es elástica, fuerte y de dureza media, y se emplea mucho para realizar mobiliario de cocina.

Teca: Originaria de Asia la madera de teca es una madera fina, dura y resistente a la humedad y por tanto a deformaciones y fisuras. Es especialmente empleada para muebles de exterior por su durabilidad y resistencia a los insectos, gracias a que es una de las pocas maderas que tiene un aceite antiséptico natural que le proporciona estas características; aplicar esta sustancia a los muebles los impermeabiliza y protege de agentes externos sin tener que utilizar otros medios como las pinturas y barnices.

Haya: Crece en toda Europa y en América, pero la más preciada es la europea y se utiliza mucho para la fabricación de muebles. Sus anillos se disciernen bien, tiene una textura fina y uniforme que permite crear buenos acabados. Sin embargo, sufre movimientos apreciables ante los cambios de humedad.

OlivoOriginario de la zona mediterránea, sus vetas resultan muy decorativas, por ello se emplea para trabajos artísticos y decorativos. Gruesa y resistente, presenta tendencia a agrietarse . Al pulirse adquiere tonos amarillos claros o rojizos dependiendo de su origen.

Cerezo: Podemos encontrarlo en Europa y Asia menor (cerezo silvestre) pero también en Estados Unidos (cerezo negro). Con el paso del tiempo oscurece hasta alcanzar un tono rojo caoba. Muy utilizada en la fabricación de muebles, presenta una veta muy fina, sin embargo es propensa al ataque de xilófagos.

Fresno: Originario de Europa, se trata de una madera muy flexible y tenaz que se utiliza en ebanistería y para realizar elementos curvos. No es recomendable para exteriores, a no ser que reciba algún tipo de tratamiento previo.

2.MADERAS BLANDAS:

maderas blandas

Proceden de coníferas, árboles perennes y de crecimiento rápido. Son más ligeras, fáciles de trabajar y económicas que las maderas duras, sin embargo, son menos resistentes. Suelen tener una gama de colores claros y anillos marcados, y generalmente se emplean para piezas sencillas a las que aplicar acabados de pintura, tinte o barniz.

Entre las más habituales tenemos:

Pino: Es la madera más utilizada por su precio, calidad y dureza para trabajos de carpintería, muebles y molduras. Su color oscila entre el amarillo y naranja claro, tiene un veteado visible y es de grano grueso aunque apenas tiene poro.

Cedro: Es una madera de color rojizoconocida por su característico aroma, muy utilizado para forrar muebles y revestimientos de alta calidad.Tiene una textura más gruesa que la madera de caoba pero pesa menos y además es muy estable, resiste ataques fúngicos y de termitas.

Abeto: Comparable con el pino, el abeto es relativamente ligero y fácil de trabajar, por eso se usa mucho para revestimientos, carpintería, ebanistería, embalajes, etc. Por contra, es poco resistente (incluso a los ataques de insectos).

Madera de Aliso: Crece en Europa y América, tiene un tono pardo anaranjado, textura fina y es fácil de trabajar aunque no es una madera resistente (la europea es mas quebradiza). Se emplea para contrachapados, carpintería y ebanistería, etc..

En Vuelta de Tuerca procuramos trabajar siempre con maderas naturales, recuperadas de objetos de desecho o reutilizando piezas o elementos de muebles ya destartalados o sin ningún valor o aporte estético. Convirtiéndose en reinterpretacionesa lo que en su origen fueron, como nuestros marcos y espejos, mediante un material que ofrece una estética agradable al tacto y a la vista

Marcos-madera-palet-verde

Marco de bambú con espejo creado por Vuelta de Tuerca.

Buen ejemplo son la gran mayoría de nuestros proyectos realizados a medida por encargo o productos que podrás encontrar en la web y redes sociales y próximamente en nuestra tienda online.

Cada uno ha sido diseñado y elaborado con maderas, en su mayoría blandas, en láminas, listones o incluso el propio material en su forma natural como ramas y troncos. Todos ellos tratados de manera artesanal y sostenible para su posterior empleo en piezas decorativas y muebles.

consola-recibidor-madera-esquineras

Te invitamos a echar un vistazo a nuestros productos y serviciosescoge tu favorito y contacta con nosotros!