Con el tiempo somos muchos  los que deseamos un fin de semana alejado del ruido y la ciudad. Salir de la rutina y buscar algo tranquilo. Un espacio donde encontrarse con la naturaleza, lugares con carácter, alma y mucho aire fresco para respirar y cargarte las pilas. Sin duda, nuestra recomendación es la montaña o el campo, y que mejor que una casita rural donde poder gozar de todo esto. Rodeados de  espacios decorados  con cariño, llenos de minuciosos detalles y siempre cerca de un entorno delicioso en el que desconectar, disfrutar y dejarse llevar por el tiempo y sus costumbres.

Estas maravillosas casas ofrecen detalles encantadores en cada una de sus pequeñas esquinas. Muebles añejos con esencia rústica, objetos reciclados y rehabilitados. Piezas de lo más peculiadres que  acaban destacando sobre el resto con mucha fuerza y ofrecen carácter a la estancia.

Muebles y objetos singulares en sus diseños como pudiesen ser unas impactantes trigueras, algo destartaladas pero con mucha presencia y que hoy se han reconvertido en  unas fabulosas mesas o consolas. Cajas de vino reconvertidas en mesitas auxiliares o grandes damajuanas adornando e iluminando toda la habitación.

 IMG_20160123_114239

Un fin de semana rural, por fin!

En Vuelta de Tuerca, durante este pasado fin de semana, hemos tenido la gran suerte de poder disfrutar de dos días de una buena dosis de montaña y pueblecitos medievales dentro de La rioja alavesa, y como no de sus fantásticas bodegas. El mundo vinícola viene, irremediablemente, ligado a sus costumbres, su buen hacer y su filosofía de vida, algo que prácticamente de inmediato comienzas a apreciar y disfrutar.

EL CIEGO

Siendo una zona de fuerte arraigo al vino y a su cultura bodeguera, todo está vinculado a sus costumbres y comon podía de ser de otro modo a su decoración. Unidos siempre por la fuerte presencia de sus materiales naturales como la madera, colores cálidos mediante el empleo de una gama cromática acorde a la naturaleza, sus cerámicas o piezas artesanales empapando cada una de sus caras.

Nuestra casita está localizada en el precioso pueblo medieval de Briones, El Mesón de Briones, una preciosa casa de piedra y madera perfectamente ubicada para tomar como punto de partida y movilizarte hacia todas las zonas colindantes como San Vicente de Sonsierra, Labastida, Laguardia y otros tantos lugares que bien merecen ser vistos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Caminando por la ruta del vino…

Aprovechando el lugar en el cual nos encontrábamos no hay mejor momento para disfrutar y conocer alguna que otra bodega. En nuestra elección estuvieron Eguren Ugarte y Marques de Riscal, dos bodegas muy diferentes tanto por tradición como por edad pero, sin duda, dos grandes entre las grandes.

EGUREN UGARTE

Lugares en donde los ojos no dejan de observar y empaparse de todo lo que nos rodean. Edificios de piedra del siglo XIX, maderas centenarias, esas cuevas, nichos y pasillos estrechos llenos de tesoros escondidos y unos pasillo larguísimos de cientos y cientos de barricas de roble embriagando el aire que te envuelve de manera deliciosas. Parecen estratégicamente colocados por algún interiorista, sin duda un arte en toda regla.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

No sé decir con certeza lo que posee una casa rural, una escapada al campo y la montaña que te fortalecen, te renuevan por completo y dejan tu mente clara y despejada para comenzar de nuevo. Qué tendrán estos rincones que te atrapan con su tradición, su sabor a autentico, su olor a leña y ese encanto que te envuelve y te atrapa sin remedio.

Si se tiene la fortuna de hospedarse dentro de una de estas casitas, acompañada de la mano de bonitos parajes, gente maravillosa, buena comida y una decoración que deja traspasar bajo sus pátinas y arañazos los años vividos, su historia y la de sus gentes, es garantía al 100% de felicidad para nosotros.